8 tips para el mantenimiento de autos con más de 300.000 kmPublicado por Amsoil, 15th October 2018

¿Sabía que la vida útil de un auto es de unos 8 años, y que el propietario promedio recorre entre 16.000 y 24.000 km al año? Si es usted uno de esos conductores moderados, felicitaciones. Pero un vehículo que ha acumulado más de 300.000 km va a tener algunas cicatrices de batalla. En AMSOIL le ofrecemos esta lista de chequeo para que pueda mantener a su auto en buen estado después de los 300.000 km.

Esto es lo que abarcaremos:

 

Distribuidores AMSOIL en Latinoamerica

 

1) Revisar los sellos

El tiempo nos afecta a todos. El eje, la transmisión y otros sellos de tu vehículo no son una excepción. Los sellos están fuera de la vista, fuera de la mente, lo que significa que no pensamos en ellos hasta que observamos una pequeña mancha de aceite para engranajes en el piso del garaje. Con el paso del tiempo, esa pequeña mancha se convierte en un gran problema.

Asegúrese de cambiar los sellos antes de que se filtren y evitar que se ensucie el piso de su garaje y, lo que es peor, que haya pérdidas de fluido, lo que puede provocar sobrecalentamiento y desgaste. Los sellos defectuosos provocan que la suciedad y otros contaminantes entren en el sistema. En poco tiempo, el fluido se echa a perder y puede llevar a reparaciones costosas o a una avería.

 

2) Cambiar el aceite para la dirección hidráulica

El aceite para la dirección hidráulica puede no parecer degradado, pero sus aditivos anticorrosivos y antiespumantes se agotan con el tiempo. Esto acelera el desgaste de la bomba y de la cremallera. En ocasiones, cuando el aceite para la dirección hidráulica está degradado, se podrá escuchar un chillido agudo procedente de la bomba.

Así que lo mejor es ser proactivo y cambiar el aceite para la dirección hidráulica a tiempo. Un método simple pero efectivo es usar una bomba de extracción o una jeringa para extraer el líquido del depósito. Después de llenar el depósito, conduce su auto un rato. Repita el proceso varias veces para un simple cambio de aceite.

Encuentre a su distribuidor AMSOIL en Latinoamerica

 

3) Mantenimiento del líquido de frenos

El líquido de frenos atrae naturalmente la humedad, que puede entrar en el sistema a través de poros microscópicos en las líneas de freno y a través de la tapa del depósito. El líquido de frenos solo puede manejar una cantidad limitada de agua antes de que se vea comprometido, lo que reduce su punto de ebullición y su rendimiento. Esto produce corrosión en la línea de freno y, lo que es peor, un pedal esponjoso. Los frenos blandos no solo son molestos, sino también peligrosos.

¿Cómo cambiar el líquido de frenos? Una buena regla general es cambiar el líquido de frenos cada dos años. Eso ayudará a evitar que las líneas se corroan y a garantizar una conducción segura.

Todos los productos AMSOIL

 

4) Limpiar el sensor de Flujo Másico de Aire (MAF, por sus siglas en inglés)

Su motor habrá consumido toneladas de aire una vez alcanzados los 300.000 km. El sensor MAF mide el caudal másico de aire que entra en el motor. La computadora del motor utiliza esta información para inyectar la cantidad correcta de combustible en el motor con el fin de lograr una eficiencia óptima dependiendo de las condiciones de funcionamiento. Con el tiempo, el sensor puede ensuciarse y ofrecer lecturas falsas. Los síntomas comunes de un sensor MAF sucio incluyen una menor eficiencia de combustible y un ralentí irregular.

Limpie el sensor MAF con un producto de limpieza diseñado específicamente para la tarea. No todos los productos de limpieza están destinados a los sensores MAF, así que lea atentamente la etiqueta.

 

5) Limpiar los inyectores de combustible

Para alcanzar los 300.000 km, un motor quemará entre 30.000 y 38.000 litros de combustible. En cada inyector de combustible, una pequeña aguja se abre y se cierra millones de veces a medida que se queman miles de litros de combustible delante de ella. Además, el combustible se esparce a través de pequeñas aberturas en la punta del inyector. El combustible sucio y el calor extremo (sobre todo en los motores de inyección directa) provocan que el carbono se acumule en las puntas de los inyectores. Esto interfiere con el patrón de aspersión, reduciendo la potencia y la eficiencia del combustible.

Utilice un buen aditivo de combustible, como AMSOIL P.i., cada ciertos miles de kilómetros para mantener los inyectores de combustible limpios y funcionando correctamente.

Las puntas sucias del inyector (como la de la imagen) interfieren con el patrón de aspersión del combustible, reduciendo la potencia y la economía de combustible.

 

Distribuidores AMSOIL en Latinoamerica

 

6) Mantenimiento del aire acondicionado

Es posible que el sistema de aire acondicionado de su vehículo haya perdido rendimiento a causa de los filtros de cabina tapados, puertas del ventilador atascadas o un motor del ventilador débil. Se puede usar un anemómetro, que mide la velocidad y la temperatura del aire, para encontrar las restricciones del flujo de aire y determinar si el sistema necesita recargarse. Si planea superar los 300.000 km, mejor hacerlo de forma confortable, así que tenga también en cuenta el mantenimiento del aire acondicionado.

 

7) Cambiar los soportes del motor y de la transmisión

Esto puede parecer obvio, pero mantener el motor y la transmisión en su lugar indicado es algo crucial. La torsión y vibración constantes pueden hacer que el metal y el caucho de estos soportes se agrieten y que se rompan con el paso del tiempo. En general, los soportes desgastados no ofrecen ninguna alerta temprana, pero cuando se deterioran, producen ruido, son toscos y potencialmente peligrosos.

Si va a hacer una revisión debajo de tu auto, examine bien el motor y los soportes de la transmisión para detectar grietas. Sustitúyalos según sea necesario.

Encuentre a su distribuidor AMSOIL más cercano 

 

8) Revisar los tensores de la cadena de distribución

Fabricados con materiales compuestos y accionados por resortes o presión hidráulica, los tensores de la cadena de distribución están diseñados de forma que se desgastan y se vuelven quebradizos debido al número de ciclos de calentamiento del motor. Los tensores hidráulicos también pueden desgastarse y tener fugas. Además de encenderse la luz del motor, los síntomas incluyen ruido y marcha brusca.

Como su nombre indica, la cadena de distribución controla el tiempo de las válvulas y los pistones. Cuando ésta falla (o alguno de sus tensores), el motor suele acompañarlos. Sustituya la correa de distribución y los tensores de acuerdo con las recomendaciones indicadas en el manual de instrucciones.

 

Dónde comprar AMSOIL

 

 

Volver al blog

Siguiente

Acerca de las cookies en nuestro sitio Web

Utilizamos cookies para proporcionarle la mejor experiencia en nuestro sitio. Al continuar navegando, usted acepta su uso. Conozca más...